EN LA DEFENSA D'UNA SANITAT PÚBLICA SOCIALMENT EFICIENT

diumenge, 19 de juny de 2016

Manifest de la FADSP davant les properes eleccions generals

La repetición de las elecciones generales plantea serios interrogantes, tanto por el resultado como por la capacidad de los partidos que parece que van a obtener un número significativo de escaños para llegar a acuerdos de gobierno.

La experiencia de los gobiernos del Partido Popular,  a nivel central y autonómico  ha sido especialmente desastrosa para la Sanidad Pública, que ha sufrido un proceso sistemático de recortes, deterioro y privatizaciones que ha tensionado el sistema sanitario que pese a todo se mantiene gracias tanto a su potente organización pública como al esfuerzo de los profesionales que en el trabajan.

Aunque es cierto que se ha producido a partir de mayo de 2015 el cambio en 7 CCAA, y que en estas los nuevos gobiernos han mejorado la situación y paralizado las actuaciones más lesivas para la Sanidad Pública, no lo es menos que la política del Gobierno central, incluso en el periodo que estaba en funciones, ha sido boicotear estas actuaciones y poner todo tipo de trabas (por ejemplo el techo de gasto impuesto por el Ministerio de Hacienda).

También hay que ser conscientes de que existen serias amenazas sobre nuestro sistema sanitario y los servicios públicos en general que provienen de políticas provenientes de la UE, la primera es el intento por parte de la Comisión de imponer una rebaja de 8.000 millones en el gasto público (que previsiblemente supondrían una repercusión de al menos un 30% de esta cifra en recorte adicional sobre los presupuestos sanitarios) y la segunda son las negociaciones del TTIP que en los términos conocidos significaría un refuerzo de las privatizaciones sanitarias y un refuerzo de las políticas de las multinacionales farmacéuticas (patentes, etc). Para enfrentar estas amenazas hace falta un Gobierno de defienda los intereses de la población  y sus derechos por encima de la deuda o de los beneficios de la multinacional.

           Desde la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) entendemos que es necesario recuperar la calidad de nuestro sistema sanitario y devolverle el alto aprecio que le merece a los ciudadanos para  lo que es necesario poner en marcha las siguientes medidas:

 1. Cambios legislativos
-       Modificar la Constitución española para incorporar los derechos a la protección de la salud y a la asistencia sanitaria en la sección primera o segunda del Capítulo 2.
-       Derogar el RD Ley 16/2012 y recuperar el derecho a la asistencia sanitaria para inmigrantes y colectivos de ciudadanía española hasta ahora excluídos (Universalizar el derecho a la asistencia sanitaria), eliminando los copagos que estableció.
-       Suprimir a efectos sanitarios las Mutualidades de Funcionarios (MUFACE, MUGEJU, ISFAS), integrándolas en el Sistema Nacional de Salud (SNS)
-       Reformar la Ley General de Sanidad (LGS) para establecer los contenidos y las condiciones básicas para prestar en España una asistencia sanitaria universal, accesible, amplia y pública
-       Derogar la Ley 15/97 y el artículo 90 de la LGS para poder revertir al sistema sanitario público los centros y servicios privatizados y garantizar por ley la provisión sanitaria pública en el SNS
-       Incluir la salud laboral en el sistema sanitario público
-       Garantizar el cumplimiento de leyes actualmente en vigor como Ley 33/2011, General de Salud Pública, la Ley 17/2011, de 5 de  de seguridad alimentaria y nutrición, etc

2. Mejoras en la financiación
-       Incrementar la financiación un punto más del PIB, para aproximarnos al promedio de los países europeos
-       Separar la financiación a la sanidad de la financiación destinada a otras competencias (financiación sanitaria finalista)
-       Reforzar los fondos de cohesión entre CCAA;  garantizar su distribución en función del cumplimiento de objetivos básicos del SNS, garantes de la universalidad y la igualdad de la atención sanitaria
-       No implantar nuevos copagos o tasas
-       Eliminar las desgravaciones fiscales por la contratación de seguros de asistencia sanitaria privada, tanto de las empresas como de particulares
-       Potenciar la Agencia Única de Compras
-       Favorecer las medidas destinadas a mejorar la prescripción farmacéutica y los excesos en el consumo de medicamentos (reducir el gasto farmacéutico).

3. Mejorar los mecanismos de coordinación para gobernar el SNS
-       Toda la población española tendrá derecho a la asistencia sanitaria y constituirá una base de datos única, custodiada por el Ministerio de Sanidad
-       Un documento único, válido para toda España, interoperable en todas las CCAA, acreditará el derecho a la asistencia sanitaria (tarjeta sanitaria única)
-       Establecer las competencias del Estado y de las CCAA en todas las materias asistenciales y de salud pública
-       El Consejo Interterritorial de Sanidad deberá tener un papel determinante en la planificación sanitaria, en las políticas de personal, en el reconocimiento de las prestaciones asistenciales básicas y en la redistribución de la financiación
-       Aprobación del Plan Integrado de Salud
-       Articular y potenciar los centros de referencia supracomunitarios.

 4. Incrementar la eficacia de los servicios sanitarios
-       Garantizar el carácter público de los servicios sanitarios (titularidad, financiación y gestión). Los recursos privados tendrán un carácter complementario
-       Las modalidades de gestión de los centros (pública-pública, gestión clínica u otras) deberán mantener a los centros sanitarios como únicas entidades  de gestión, lo cual permitirá el mantenimiento integrado de los centros del SNS
-       La presupuestación y gestión de los centros del SNS (también los centros concertados o privados) estarán sometidos a un sistema unificado de información
-       Incrementar la capacidad resolutiva de la atención primaria y favorecer la utilización a pleno rendimiento de los hospitales
-       Crear una agencia de evaluación de tecnologías sanitarias del SNS
-       Las Administraciones Públicas evitarán acuerdos con la industria farmacéutica que supongan compromisos de gasto por parte del SNS
-       Profesionalizar la gestión. Desvincular la gestión de los ciclos políticos.

5. Desarrollar una política de personal sanitario motivadora
-       Recuperar las dotaciones de personal previa a los recortes para optimizar el funcionamiento de centros cerrados y de camas eliminadas
-       Promover la estabilidad en el empleo y las remuneraciones justas
-       Favorecer el desarrollo de las carreras profesionales y la variedad en los itinerarios de dedicación y en los tipos de incentivos
-       Mejorar la formación postgraduada, dotandola de presupuestos suficientes
-       Incorporar a la universidad la Atención Familiar y Comunitaria.

6. Favorecer la transparencia y la participación en la gestión del SNS
-       Establecer un Sistema de Información Sanitaria con indicadores homogéneos en todos los servicios de salud y en todas las CCAA, sensible para detectar cambios y discreccional en su recogida y publicidad
-       Hacer pública la evolución de las listas de espera, de forma continuada, obtenidas con criterios homogéneos en todas las CCAA y servicios que prestan asistencia sanitaria al SNS, según criterios de prioridad asistenciales y eliminando listas ocultas de pacientes
-       Desarrollar órganos de participación y control social y profesional. Dotar a los centros sanitarios de órganos de gobierno donde participen representantes de la población, y de una Junta Asistencial colegiada y deliberante
-       Incluir las líneas básicas de una estrategia de Promoción de la Salud: intervenir y modificar los determinantes sociales a través de la participación ciudadana y la ampliación de la democracia institucional
-       Proporcionar recursos públicos para la I + D, independientes de las multinacionales farmacéuticas y tecnológicas. Poner mayor énfasis en el control, en las relaciones y en las alternativas al actual modelo de industrialización del sector.

La supervivencia del Sistema Sanitario Público exige  un cambio drástico en las tendencias hegemónicas de los últimos años, protagonizadas por los gobiernos del PP. Los partidos que salgan de las próximas elecciones parece que con casi toda seguridad van a  necesitar pactos para gobernar.

En la FADSP pensamos que son prioritarios los acuerdos para mejorar la Sanidad Pública y las políticas sociales como instrumentos necesarios para reducir las desigualdades. Pensamos que se deben promover políticas públicas como las que hemos sugerido para combatir  la acumulación y el individualismo y para favorecer la redistribución de la riqueza, la solidaridad y la salud de la población.
Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP)

12 de juny de 2016